Surgimimento de la Contabilidad.Su historia…

Desde principios de la humanidad los hombres sintieron la necesidad de conocer los recursos con que contaban, esta necesidad, aún en nuestros días, se mantiene. En la época actual el control de los recursos se hace imprescindible para el logro de incrementos en los niveles de acumulación y para evitar la caída en situaciones deficitarias. El entorno económico y social que viven las sociedades modernas impone la necesidad del uso de una herramienta para el control de sus bienes y riquezas, tal herramienta es sin duda alguna, los llamados Sistemas de Contabilidad y Finanzas.

surgimimento de la contabilidad

Ya en Mesopotamia, Egipto, Grecia y Roma aparecen los primeros documentos que recogen información económica y reflejan los primros pasos en el surgimimento de la contabilidad. Posteriormente, con el desmoronamiento de la civilización romana se produce un gran retroceso, más bien una ruptura, originándose un gran vacío en Occidente que, al llegar al término de la Edad Media, hay que partir nuevamente de cero en lo que se refiere a información contable.

El desarrollo del crédito, la creación de sociedades mercantiles y el uso del contrato de mandato, en la Alta Edad Media, favorecen enormemente el crecimiento comercial. Las operaciones se hacen cada vez más complejas y ante esta nueva perspectiva económica, surge el método de la partida doble que pretende satisfacer las crecientes exigencias informativas de la sociedad y en especial de los comerciantes, para así conseguir una mejor organización y una administración más racional del negocio. En esta época, concretamente en 1494, ve la luz la primera obra impresa de Contabilidad “Summa de Arithmetica, Geometria, Proportioni et Proporcionalita”, de Fray Luca Pacioli, en la que se describen y recogen las prácticas existentes en la época relativas a la información emitida por los comerciantes y en particular, sobre la partida doble.

Fruto de los cambios culturales, sociales y económicos acaecidos en la Europa occidental de la Edad Moderna –entre los que cabe destacar el mercantilismo- se produce, ya avanzado el siglo XVIII, la Revolución Industrial en Inglaterra. Este fenómeno determina un nuevo modelo de sociedad industrial que se exporta rápidamente a la Europa continental y norte de América, con la consiguiente expansión de la empresa, incremento y diversificación de la producción y una demanda creciente de información.

A partir de este momento y gracias a la acumulación de recursos, la sociedad ha progresado hasta nuestros días a pasos agigantados. El eje de este avance ha sido la empresa; ésta, como combinación de medios productivos encaminados a la obtención de bienes y servicios, ha logrado producir más y mejor. Dicha progresión se ha debido, entre otros factores, a la división del trabajo y especialización de tareas, así como a la mayor complejidad de los procesos productivos.

La sociedad moderna ha progresado vertiginosamente trayendo consigo transformaciones a todos los niveles. Hoy cualquiera desea saber ¿cómo el Estado utiliza los impuestos que cobra?, ¿qué inversión resulta más rentable?, ¿qué entidad ofrece préstamos monetarios más ventajosos? Sería imposible responder toda la demanda de información económica sin la existencia de la expresión monetaria de los hechos económicos de familias, empresas y países. Así, cada día se hace más importante el conocimiento de la información, ya sea esta interna o externa, para facilitar la toma de decisiones por parte de la gerencia administrativa de la economía.